Ofrenda Colgante Coatetelco Día de Muertos / Teodula Aleman Cleto

Quienes la conocen saben que por sus manos han pasado decenas de acahuales, el tejido de varas y la puesta de ofrendas colgantes. En Coatetelco, al sur de Morelos, el nombre de Teodula es sinónimo de cultura, arraigo y tradición.
Es la hacedora más prestigiada de ofrendas colgantes, una especie de camas que penden sujetadas con lazos en cuya superficie se colocan las ofrendas para los muertos, grandes y pequeños, que surcan la oscuridad para visitar a sus familiares desde los últimos días de octubre.
“Coatetelco es un pueblo muy viejo, antiguo. Aquí tenemos pirámides más antiguos que los de Xochicalco”, dice doña Teodula que se acerca a los 85 años de edad, la mayoría de ellos dedicados a la hechura de las ofrendas colgantes, cuya elaboración ha permitido que Coatetelco trascienda allende fronteras, además de su gran laguna.
De sus ancestros aprendió que son descendientes directos de la cultura Azteca y cuando lo dice se erige orgullosa, aunque su ánimo merma cuando habla de las ofrendas colgantes porque, dice, la tradición se extingue paulatinamente.
Teodula recuerda con nostalgia aquellos años cuando las familias acudían al campo para cortar los acahuales, tallos de los girasoles, para elaborar los kuatlachtla, una especie de cama formada con las varas atadas en forma horizontal.
Por fortuna la tradición todavía perdura en algunas familias. Los hombres van al campo, eligen las varas y las llevan a casa. Ahí los esperan sus esposas para limpiar los otates de hojas y después comienza el tejido de los kuatlachtla. Las varas son emparejadas para evitar cualquier desnivel.
La maestra Teodula explica que entre la familia trabajan hasta dos o tres horas atando las varas con lazo de ixtle.
“Lo que se está formado es el kuatlachtla, que quiere decir, un objeto colgante, simulando como una mesa sin patas”, explica Teodula.
Lo que sigue es la atadura de lazos en cada esquina y una rueda de lamina en los lazos para protegerlo de los animales, como por ejemplo las ratas que bajan del techo, o bien los perros y gatos.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s