Trueque sistema de comercio en Zacualpan de Amilpas, Premio Estatal de Periodismo 2014

ZACUALPAN DE AMILPAS, MORELOS.- Al asomo del crepúsculo el municipio comienza a dibujar su estampa. Su acompañante de siempre lo observa a la distancia. Eventualmente exhala vapor de agua, pero cuando se ‘amuina’, deja escapar fuertes borbotones de humo negro. Es parte de su carácter y así lo aceptan. Es Don Goyo, el Popocatépetl.
Más tarde, cuando los primeros rayos del sol caen sobre Zacualpan, sus calles empedradas sucumben ante las pisadas de mujeres y hombres que llevan prisa, ansiosos de intercambiar cosas. Es el trueque ancestral.
Y como en aquellos tiempos de la época prehispánica surgen rostros que buscan el intercambio, como Raquel Carrillo, procedente del pueblo de Hueyapan, municipio de Tetela del Volcán, la parte más alta del estado.
Sobre el piso reposan peras, guayabas, chiles y vainas, productos que esperan la llegada de los marchantes para realizar el trueque.
Historiadores locales dicen que el trueque es parte de la cultura regional, cuya práctica los remite al año 1200 antes de Cristo.
Así lo confirma José Baeza Alonso, director de Turismo y Cultura del municipio de Zacualpan de Amilpas: El trueque “se lleva a cabo por quien tenga artículos de la canasta básica o productos de sus huertas. Ellos los cortan, los preparan un día antes para que al otro día muy temprano, desde las 5:30 de la mañana, vengan desde sus lugares de origen y se pueda llevar a cabo el cambio sin utilizar el peso mexicano”.
El trueque,  intercambio o “la cambiada” son algunos términos acuñados desde los ancestros para justificar la costumbre de la gente por verse, platicar y cambiar cosas.
La antropóloga Edith Pérez Flores estudia hace años el comportamiento de esta herencia cultural y explica que el origen del trueque es la palabra cambiada, con acepción en el náhuatl. Precisa que en la dinámica de cambio participan dos personajes importantes: los marchantes, es decir, las personas que caminan, y los “pochtécatl”, aquellos que están tendidos con sus productos.
“Aquí le llaman “cambiada”, es una palabra náhuatl, le dicen cambio, ‘vamos a la cambiada’. ¿Cuántos cambios tus peras?’ Para ellos es la unidad de medición y depende del tamaño. La marchanta es la que va caminando y la ‘pochtécatl’ quien está sentado”, cita.
La también investigadora por el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM-UNAM), documentó que la “cambiada” tiene presencia importante en la época prehispánica, y según los relatos, los primeros truequeros procedían del norte, eran bien vistos, aunque se decía que realizaban funciones de espías.
José Baeza Alonso, director de Turismo de Zacualpan, aporta que el trueque data desde la época cuando la zona oriente de Morelos fue poblada por los Olmecas.
“Viene desde muchos años atrás, antes de los tatarabuelos, y se dice que al ser Zacualpan una zona de asentamiento de los Olmecas, ellos son los que dejan la tradición del trueque, desde el año 1200 antes de Cristo”, afirma.
La tradición se asentó y por eso los domingos las calles de Zacualpan retiemblan ante el apurado paso de los marchantes y pochtécatl por cambiar sus cosas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s